Cargando...

Escleroterapia: definición, técnica y complicaciones

Por ESHE
el 04/09/2020
  • Arañas Vasculares
  • Escleroterapia
  • Varices

Escrleroterapia - Qué es, definición y complicaciones

Introducción

Para muchas mujeres y algunos hombres, las arañas vasculares y las varices se convierten en todo un problema, y no solo estético, sino también de salud. Las venas caricosas son venas retorcidas y agrandadas y, aunque se puede producir en cualquier parte del cuerpo, se observan con más frecuencia en las piernas.

¿El motivo? Estar de pie y caminar aumenta la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo, lo que conlleva a que aparezcan este tipo de venas.

Además, se trata de una afección que es bastante frecuente entre la población. Por eso, es importante si se pueden prevenir o no. Pero en el caso de que no sea así, existen diferentes tratamientos y técnicas que ayudan a su eliminación, como, por ejemplo, la escleroterapia.

¿No sabes lo que es? No te preocupes, porque a lo largo de este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tratamiento. ¡Sigue leyendo!

 

¿Qué es la escleroterapia?

El tratamiento mediante escleroterapia se define como la introducción de un agente químico en la luz del vaso varicoso con el objetivo de conseguir una fibrosis del mismo, ocasionando, de esta forma, un daño en el endotelio y oclusión vascular con la consiguiente desaparición de la variz, siendo posible tratar venas reticulares, varices y segmentos safenos asociados con reflujo.

En otras palabras, consiste en inyectar una solución directamente en la vena. Esta solución hace que la vena cicatrice y fuerza a la sangre a reencaminarse a través de las venas sanas. El tejido local absorbe la vena que es colapsada y, con el paso del tiempo, esta desaparece.

La escleroterapia se intentó por primera vez en la década de 1930 y se hizo popular con el descubrimiento y uso de solución salina hipertónica en la década de 1970.

Generalmente, los agentes esclerosantes se clasifican en detergentes, agentes osmóticos y agentes químicos irritantes. Precisamente, son estos agentes los que causan un daño en el endotelio que conduce a una fibrosis del baso.

No obstante, el mecanismo de acción de los diferentes esclerosantes difiere:

  • Los detergentes de uso común, el polidocanol y el tetradecilsulfato de sodio producen lesiones a través de la alteración de la tensión superficial alrededor de las células, causando una desnaturalización de proteínas que lisa la pared celular, sin hemólisis.
  • Los agentes osmóticos, como la solución salina hipertónica y la dextrosa saline hipertónica, causan lesiones por deshidratación de las células endoteliales, originando difusión del agua desde el espacio extracelular, produciendo destrucción celular inespecífica o hemólisis.
  • Los químicos irritantes, tales como la glicerina cromada, son sustancias corrosivas que causan daños a través de cauterización. Son menos utilizados y tienen un efecto citotóxico directo sobre el endotelio.

La agregación plaquetaria es estimulada por todos los esclerosantes, que, después, producen una densa red de plaquetas y fibrina y, finalmente, la fibrosis de los vasos. Si este proceso de fibrosis no se alcanza, lo cierto es que el tratamiento de la escleroterapia no ha tenido éxito.

Seleccionar el esclerosante y la dosisEs por eso muy importante elegir adecuadamente el esclerosante y la dosis según el tamaño del vaso que se va a tratar. De esta manera, la probabilidad de éxito en el tratamiento aumenta.

Por otro lado se encuentra el tratamiento de escleroterapia con espuma, otra opción dentro del tratamiento con agentes esclerosantes detergentes. Esta consiste en mezclar la sustancia con un gas, normalmente con aire de la propia habitación.

Hoy en día, es la técnica más utilizada y es recomendada para el uso de venas reticulares grandes y venas caricosas, mientras que la escleroterapia líquida se recomienda para venas reticulares más pequeñas.

Como hemos dicho anteriormente, la escleroterapia se utiliza, principalmente, para fines cosméticos, y para mejorar el aspecto de las arañas vasculares o las varices. No obstante, también puede mejorar los síntomas relacionados con el dolor, hinchazón, ardor o calambres nocturnos.

Además, los estudios de escleroterapia indican que tiene una tasa de éxito global de, aproximadamente, 60 a 80 por ciento en la eliminación de las venas tratadas.

 

¿Cómo es su técnica de aplicación?

La escleroterapia se realiza, generalmente, en un consultorio médico y no requiere de anestesia.

Es un procedimiento seguro y  eficaz si se realiza con una técnica adecuada, depurada y una correcta preparación del paciente. En este caso, las venas suelen ser de un tamaño muy reducido, por lo la estabilidad de la mano dominante que realiza la inyección es muy importante con el fin de evitar cualquier movimiento no deseado que pueda desplazar la aguja de la vena a infiltrar.

Aplicación de la terapia correctamentePor eso, en este sentido, es importante que el profesional se encuentre en una posición cómoda y ergonómica favorable en relación con la vena objetivo. Se trata de una técnica realizada a dos manos, en la que la mano dominante estabiliza la zona y realiza un estiramiento de la piel, mientras que la otra mano se mantiene estable con apoyo del codo.

Por su parte, el paciente estará recostado boca arriba, con las piernas levemente elevadas.

En la práctica se utilizan agujas de pequeño calibre y jeringas de poco volumen. La característica principal y más llamativa del agente esclerosante es la desaparición de la variz a medida que la sustancia entra en el vaso.

La solución, por lo general en forma líquida, irrita el revestimiento de la vena, lo que causa un hinchazón hasta que se cierra y bloquea el flujo de sangre. Así, la vena se convertirá en tejido de cicatrización y desaparecerá.

Una vez que la aguja se retira, el profesional debe aplicar comprensión y masajear la zona para mantener la sangre fuera del vaso inyectado y, de esta forma, dispersar la solución. El uso de medidas de comprensión tras el tratamiento de varices es motivo de controversia y su nivel de eficacia no es claro, aunque se cree que reduce el dolor, hematoma y que, además, disminuye la posibilidad de desarrollar trombosis venosa profunda.

Una vez terminado el procedimiento, el paciente se podrá levantar y caminar. De hecho, esto es importante porque así se previene la formación de coágulos sanguíneos. No obstante, los días posteriores se debe evitar exponer la zona tratada a la luz solar, así como estar largos periodos de tiempo sentado y evitar el calor directo.

Se recomienda el uso de pomadas heparinoides para tratar posibles hematomas. Normalmente, la primera visita de seguimiento se realiza una semana después del tratamiento.

 

¿Cuáles son sus contraindicaciones? ¿Y complicaciones?

Como todas las técnicas y tratamientos, existen una serie de contraindicaciones que comprenden, por ejemplo, alergia conocida al esclerosante, enfermedad sistémica grave, trombosis venosa profunda o superficial aguda, infección local del área a tratar, infección generalizada, inmovilización o paciente encamado, enfermedad arterial oclusiva o foramen oval permeable sintomático conocido.

También existen unas contraindicaciones relativas como son el embarazo, edema de pierna, diabetes no controlada, enfermedad arterial oclusiva leve, mal estado de salud general, asma bronquial y síndrome de hipercoagulabilidad, trastornos hemorrágicos y antecedentes de trombosis venosa profunda.

En cuanto a sus complicaciones, existen diferentes agentes esclerosantes disponibles para el tratamiento de las varices de los miembros inferiores, aunque el más utilizado, actualmente, es el Polidocanol. Este tiene ventajas como casi nulo dolor a inyección intralumial, poca posibilidad de ulceración y bajo riesgo de necrosis cutánea.

Contraindicaciones y complicaciones de la Escleroterapia

Es recomendable realizar una dosis de prueba con los demás agentes esclerosantes, realizando una inyección con una dosis de prueba. Después, se da un periodo de observación antes de continuar con el tratamiento completo. Es importante que el profesional que realiza el tratamiento sepa cómo actuar en caso de presentarse una reacción anafiláctica y debe disponer de los medicamentos necesarios.

Además, antes de realizar el tratamiento, también es recomendable realizar una completa historia clínica de cada paciente, en la que debe constar alergias conocidas y antecedentes personales.

Entre las complicaciones derivadas de los esclerosantes se encuentran: matting e hiperpigmentación; urticaria tras la inyección; microtrombos;   hematomas en zona de inyección; dolor a la inyección; dermatitis de contacto; necrosis cutánea; tromboflebitis superficial; alteraciones visuales; daños de estructuras nerviosas; trombosis venosa profunda; inyección intraarterial; anafilaxis y embolia pulmonar.

No obstante, hay que destacar que el correcto manejo y una técnica meticulosa pueden reducir la incidencia de estos efectos colaterales, ya prevenir las graves complicaciones de una inyección intraarterial es extremadamente importante.

Tabla de contenidos

Utilizamos cookies propias y de terceros para entender y mejorar su experiencia de usuario. Aceptar