Cargando...

La Artroscopia: todo lo que necesitas saber sobre esta técnica

Por ESHE
el 23/03/2020
  • Artroscopia
  • articulaciones
  • articulo
  • cirugía

Artroscopia - Todo sobre esta Técnica

 

¿Qué es la Artroscopia?

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite observar directamente el interior de las articulaciones y, de esta forma, tratar las diversas lesiones sin necesidad de abrir la articulación que se está evaluando.

Monitor artroscopiaSe caracteriza por la introducción, mediante pequeñas incisiones, de un conducto delgado conectado a una cámara de fibra óptica (artroscopio) que posibilita observar la totalidad de la articulación de una forma completa. Para ello se realizan 2 o 3 pequeñas incisiones, de menos de un centímetro, para acceder a la articulación.

Este tipo de técnica ofrece más y mejores soluciones de visualización y maniobra que la cirugía abierta. De esta forma, durante el procedimiento, el cirujano inserta el artroscopio en la articulación de su rodilla, por ejemplo, y este envía la imagen al monitor de una televisión. Es en ese monitor donde el cirujano puede ver las estructuras de las rodillas al detalle.

Además, la artroscopia se puede usar para sentir, reparar o quitar el tejido lesionado y, para ello, se insertan pequeños instrumentos quirúrgicos delgados, como un lápiz, a través de otras incisiones que realizan en varios puntos alrededor de la articulación.

Esta técnica sirve para diagnosticar y tratar una gran variedad de afecciones en las articulaciones. Las más frecuentes son la rodilla, el hombro, el codo, el tobillo, la cadera y la muñeca.

 

¿Artroscopia o cirugía abierta?

Que la cirugía artroscópica sea una técnica quirúrgica que nos permita abordar todas las articulaciones de una manera mínimamente invasiva significa que provoca el menor daño posible a los tejidos. Por eso se utiliza en la gran mayoría de las patologías.

La alternativa sería la cirugía abierta convencional, pero lo cierto es que esta se solo se emplea en casos más graves, es decir, en los que haya que colocar una prótesis, por ejemplo.

Además, cabe destacar que utilizar la artroscopia beneficiará al paciente, puesto que las recuperaciones son mucho más rápidas y los postoperatorios menos dolorosos. 

 

¿En qué patologías se puede utilizar la artroscopia?

La cirugía artroscópica de rodilla se utiliza, principalmente, para solventar lesiones en la rodilla. Y, en este caso, una de las lesiones más comunes son las del menisco y, gracias a la utilización de esta técnica, se permite conservar la mayor parte de los meniscos. 

MeniscoNo obstante, también se pueden hacer colocaciones de elementos biológicos, suturas y trasplantes.

Otra de las lesiones más peligrosas, relacionadas directamente con la práctica deportiva, es la del ligamento cruzado anterior, ya que, al lesionarse, provoca una inestabilidad en la rodilla que imposibilita que la persona pueda practicar deporte. Además, si esta lesión continúa, puede afectar a los meniscos y los cartílagos.

Precisamente, las lesiones de cartílago son también muy frecuentes y, en este sentido, conservar el cartílago se entiende como conservar también la articulación, porque se evita el desgaste de la articulación.

En cuanto a otras articulaciones, como el hombro, la técnica artroscópica se utiliza para las suturas de tendones del manguito de los rotadores en el hombro o para la fijación del hombro para evitar las luxaciones repetidas. En la muñeca sirve para la extirpación de gangliones y, en la cadera, para la reparación del lambrun acetabular, entre otros.

 

Ventajas e inconvenientes

Entre las ventajas de esta técnica quirúrgica se encuentra la de evitar un abordaje agresivo, por lo que requiere menos complicaciones en manos expertas, además de no necesitar apenas ingreso hospitalario. A esto se suma que disminuye al 50% el riesgo de infección frente a la cirugía tradicional.

Por otro lado, el paciente tiene una recuperación más rápida, como explicaremos más adelante.

En cuanto a los inconvenientes, uno de ellos es que esta técnica no se puede utilizar en todas las lesiones o patologías, además de la dificultad técnica, que requiere una especialización por parte del profesional, y la curva de aprendizaje. 

 

¿Qué riesgos puede tener la artroscopia?

Riesgos de la operaciónEn la técnica artroscópica las complicaciones son raras y, si se presentan, no suelen ser importantes. Sin embargo, esto no significa que no existan algunos riegos, como en cualquier intervención.

No obstante, lo cierto es que los riesgos suelen ser mínimos. Entre los más destacados se encuentran una hemorragia articular, una +infección de la zona de la incisión o en la articulación, una trombosis venosa o formación de cicatrices no estéticas o dolorosas, entre otras.

En general, el porcentaje de sufrir alguna complicación es muy pequeño y el paciente puede llevar una vida normal en un periodo muy breve de tiempo.

 

Tiempo de recuperación tras una artroscopia

Como hemos dicho anteriormente, la recuperación tras una artroscopia es mucho más rápida que con una cirugía abierta convencional. Sin embargo, como en todas las intervenciones, el paciente tiene que seguir los consejos del profesional.

En primer lugar, es normal que el paciente sufra inflamación en los días posteriores a la intervención. Por ello, se recomienda aplicar hielo para aliviar la inflamación y el dolor. Además, tendrás que cambiarse los vendajes y mantener las incisiones limpias y secas.

El profesional también recetará medicamentos para aliviar el dolor y la incomodidad que se puede sentir después de una cirugía.  

Tabla de contenidos

Utilizamos cookies propias y de terceros para entender y mejorar su experiencia de usuario. Aceptar